jueves, octubre 19, 2006

Negros tus ojos

AUTOR: Salvador Pliego (México)

Silbo en silencio la partitura de tus ojos.
Emiten una melodía de murmullos.
¡Qué sé yo!. Se escuchan retumbar en las gladiolas,
entre arpegios dulces de begonias, crisantemos y de lirios.

Silbo entonces los bemoles de los nardos
y así en silencio abres los ojos contemplando el verano.
Llevo el corazón hasta la boca de las flores
y me silban al oído del iris claro en que te llamo.

Música de pausa, azules y respiros:
así tus ojos se abren y escapan a los vientos.
El eco aviva majestuoso su destino
e irrumpen siempre del follaje cristalino.

Negros tus ojos, del placer
inquieto en que desvivo;
del ansia por tocar la flora y su vestigio;
de la bruma clara y siempre acogidos.
¡Qué sé yo!. De las ansias de mirarlos encendidos.

Silbo y canto por tus ojos vivos,
acorde melodía en que suspiro.
Música de viento, guitarras y gemidos;
Ritual de manos en las cuerdas adheridos.

Te miro y palpo igual que al soplo mío,
aire y fruto que siembro en mi cobijo.
Me miras, te miro, ¡qué sé yo!,
igual que el pulso mío,
y me lleno de zarzas, glosas y suspiros.

Silbo al viento la partitura del gemido,
de tus ojos que murmuran mis sentidos.
¡Qué sé yo!. De las ansias de tenerlos míos.

1 comentario:

Maria fischinger dijo...

Bello poema para adornar el Blog,
Felicitaciones,
Maria