jueves, julio 31, 2008

LOS DIECISÉIS



Cuando los dieciséis rondaban,
sin cautela y sin perdón,
caminaban por las calles
Jorge, Diego, Luisa y yo.
Casi alegre la mirada
con el alma enceguecida
de querer cambiar el mundo,
entre palabras, música y poesía.
Darío, Bécquer, folklore,
los Wawan, Beatles,boleros.

Y en el encierro esquinero
de algún beso robado,
la pasión de lo encontrado
sonrojaba nuestras mentes.
A la noche soñando,
con el Hawai en la mano,
humo haciendo aros
a escondidas de todos,
nos fumábamos el pucho
como el peor de los pecados.

Escribíamos poemas
de amores que no existían
más que en la mente audaz
de esas chiquilinadas.
Oponiéndose a lo social
nos hermanaba el encuentro
por ser rebeldes sedientos
de justicia y libertad.

Dieciséis dónde andarán,
en que perdido escondrijo
los ideales dormidos
no vuelven a despertar.
Dónde estarán los amigos
de andanzas tan humildes.
Si por amor te moriste,
y renaciste en el recuerdo,
desde la tierra te escribo
este encandilado verso,
pueda ser que desde el cielo
amiga, lo estés leyendo.


Elisabet Cincotta

1 comentario:

julia del prado morales dijo...

Pasaron los años...y la esencia sigue en poesía y en el ser de Elisa, abrazos María y Elisa, Julia