jueves, abril 23, 2009

Volátil ella




















No me sorprendí.

Caminé en su casa como antes,
cuando era cumpleaños
del niño Dios
y nosotras éramos sus pastoras.

Cómo cuando rescatábamos
regocijos de amor y ternura
al retozar en sus patios
al trensillo y la gallina ciega.

Cómo cuando escondíamos
osadías en colusión silenciosa
de esos ojos atravesantes
de la abuela.

Esta vez volátil ella
me tocó con su mano
envuelta en velos.


Habló poco.

Sólo me dijo:

L
U
Z

L U Z

Yo le dije:

A
G
U
A

A G U A


Julia del Prado (Perú)

Está en el blog: http://Losamigosdem aria.blogspot. com

1 comentario:

julia del prado morales dijo...

Gracias de Julia.