sábado, octubre 10, 2009

De influencias III

Y seguimos las huellas que nadie ha dejado
Y habitamos castillos y fundamos un páramo
Y fundamos un páramo”
De Poesíada de Carlos Alberto Roldán.





Mortal panacea alegórica
con paredes de vacío construida
estampa erguida al sol
en orden perenne y perfecto.

“Ser” y “Estar” se confunden en sus trazos
dibujados en un ocaso
de esperanza
e
indiferencia humana.

Mirada volteada al precipicio
que justifica indemne la evasión
de los sentidos que se enlodan
en oscuros pantanos de la memoria.

Seguir la marcada ruta ensimismados
en el despiste de una segura existencia
sin distanciarnos del abismo… a observar
que no habitamos un vergel
sino un desierto de penas.


Liliana Varela 2007
PD: perdón Carlos por utilizar unos versos tuyos; me encantaron.

1 comentario:

EMMuñoz dijo...

No es tan cruel este valle de lagrimas, como tu lo pintas. Lo has pintado con mucha ciencia, pero una sonrisa, siempre es conveniente.
Me ha gustado esa pléyade de figuras y metáforas.
Un beso, Liliana.
Emilio.